América Latina/Mundo

Colômbia: Os comunistas continuam comendo criancinhas — Desacato

Vendedores de almojábanas colombianas. (Foto: Luis Fernando Malagón/VANGUARDIA )Hoje tem o segundo turno das eleições na Colômbia entre os candidatos de centro-esquerda Gustavo Petro e o direitista, contra o processo de paz Iván Duque. Mas a intenção de voto de voto em branco tem sido a arma de muitos meios de comunicação para que não…

via Colômbia: Os comunistas continuam comendo criancinhas — Desacato

Hoje tem o segundo turno das eleições na Colômbia entre os candidatos de centro-esquerda Gustavo Petro e o direitista, contra o processo de paz Iván Duque. Mas a intenção de voto de voto em branco tem sido a arma de muitos meios de comunicação para que não fossem identificados com a direita de Iván Duque, e menos ainda com os “comunistas” do ex-prefeito de Bogotá, Gustavo Petro.

A nossa companheira Camarón de Río nos conta, através de um fato cotidiano, como a mídia tem operado para despolitizar a cidadania.

—————–

El señor que vende las almojábanas, los panes de queso y las empanadas de cambray pasa frente a la casa a las 7:30AM, como casi que religiosamente lo hace todos los días, en la mañana y a la tarde, incluso bajo las fuertes lluvias del invierno amazónico.
Yo compro un paquete de almojábanas, como casi siempre lo hago para el desayuno, veo su camiseta con un mensaje de apoyo al proceso de paz, por dentro me emociono y asumo que él es de los míos, así que me atrevo a preguntarle si va a votar.
Él, que evidentemente tiene un problema de visión, mira al horizonte y me responde: no, eso no hay para hacer un caldo.
Yo, desconociéndome, soy aún más atrevida y le pregunto, ¿Ud. de verdad cree eso?, ¿por qué lo dice?
Él me fue exponiendo una a una las razones por las supuestamente no es buena idea votar por Petro, porque quitaría los subsidios al adulto mayor, porque los comunistas ya no sólo comemos niños, sino que matamos a los viejitos con una inyección de agua, y así. A cada una de esas razones que “la gente dice” yo le fui dando respuesta de por qué eso no es cierto, y cómo al contrario podrían pasar otras cosas, basada en mi experiencia de haber vivido y trabajado en la Bogotá Humana. Cómo en la alcaldía la atención al adulto mayor se amplió en localidades como Ciudad Bolívar, cómo en Cuba no sólo no se mata a los viejitos con inyecciones de agua o aire, sino que se tiene uno delos mejores sistemas de salud, con Bloqueo y todo. Sobre Duque me dice: “y ese sólo quiere más guerra”, la primera verdad.
Yo le digo, pues bueno, evitar la guerra y salvar vidas no es una cuestión menor, entonces si hay una gran diferencia.
Él debe continuar su camino, antes de despedirse me dice, pues me dejó pensando, si algo nos vemos más tarde en la escuelita.

Así pues que las personas que no votan no es que sean unas irresponsables a las que el país no les importa, ni mucho menos son unas cómodas, yo no podría jamás decirle a un señor que se recorre diariamente el barrio dos veces al día vendiendo pan que es un cómodo.
Mucha de la gente que no vota, “los de la abstención no activa”, expresan a su manera el saberse excluidas. El mayor triunfo de quienes detentan el poder sobre las excluidas y oprimidas es que ellas se resignen, y que, sin saberlo, asuman su exclusión como una realidad intransformable, o por lo menos que no cambiaría por la acción colectiva, sino por lo que cada uno haga, y así que no haya más opción que ocuparse en sobrevivir.
Considero que el movimiento gestado alrededor de apoyar el proyecto de la Colombia Humana ha logrado llegar a mucha gente así, la que ha pasado del asumirse excluida en la inacción, a saberse excluida y que esta situación puede transformarse en la acción. Lo que un viejito de barbas definió como “clase en sí” y “clase para sí” (¿ven lo marxista que sigo siendo?)
La acción hoy es la de apoyar que llegue un gobierno que puede no transformarlo todo en el tiempo y la medida que todas queramos, pero que por lo menos sí sería un escenario menos agreste para que continuemos con nuestras demandas.
La acción de mañana, independiente de si ganamos o no, es que como el señor de las almojabanas, nos paremos a seguir trabajando por la construcción de un mundo menos desigual y opresivo, buscando ampliar el eco entre la gente sencilla que sobrevive y que con la estrategia adecuada estará dispuesta a unirse a nosotras para seguir luchando.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

w

Conectando a %s